Nuevo En Foco: Enseñar explícitamente y de manera integrada gramática, vocabulario y estructura textual puede ayudar a mejorar la calidad de los textos escritos

13 de Agosto de 2021

Desde los 80 no se enseña gramática en escuelas de países de habla hispana y ahora en Chile ésta ha vuelto a aparecer asociada a la escritura. Por eso, un estudio se propuso indagar el impacto de una estrategia de enseñanza combinada.

La escritura es una habilidad comunicativa fundamental que permite promover el desarrollo del pensamiento y el lenguaje. Además, es una habilidad requerida en la mayoría de las asignaturas escolares, por lo que es esencial para el éxito académico de los estudiantes.

Escribir un texto es una tarea desafiante, ya que supone que los estudiantes sean capaces de combinar recursos de la lengua en textos a fin de transmitir significados y lograr sus propósitos comunicativos. Sin embargo, la literatura ha detectado que los/as escolares evidencian problemas en puntuación, vocabulario y estructura textual (ver recuadro).

A raíz de esto, un estudio liderado por la investigadora del CIAE Carmen Sotomayor y su equipo (Fondecyt 1160471) se propuso probar si ciertas estrategias de enseñanza contribuían a mejorar la producción escrita de los/as estudiantes. En específico, se diseñó y evaluó la efectividad de una estrategia de enseñanza novedosa en el ámbito de la didáctica de escritura. Novedosa, porque buscó indagar en los efectos que producía la enseñanza explícita de la gramática, el vocabulario y la estructura textual en la calidad de los textos, y porque se propuso abordar tales aspectos de manera integrada.  Cabe recordar que la gramática fue removida de los currículos escolares en los países de habla hispana a partir de la década de los 80 y, en Chile, ha vuelto a aparecer en la asignatura de Lenguaje integrada a uno de sus componentes: el de escritura.

Se trabajó con 167 estudiantes de 6° básico distribuidos en grupos de intervención y de control. Con los estudiantes del grupo de intervención se implementaron dos unidades didácticas: una que integró la gramática y la estructura textual a la escritura de cuentos; y otra que integró el vocabulario y la estructura textual a la escritura de artículos informativos. Cada unidad consistió en 10 sesiones de 90 minutos. Ambas comenzaron con diferencias entre textos orales y escritos. En la unidad de gramática se trabajó el concepto de oración como construcción en torno a un verbo, y se trabajaron también otras clases de palabras que aparecen en ella. Se incluyeron actividades de escritura (escritura de borradores por partes de la estructura textual) en que los/as estudiantes emplearon las clases de palabras aprendidas. La unidad de vocabulario tuvo las mismas características, solo que los contenidos se centraron en vocabulario sofisticado (infrecuente y silábicamente más complejo) y variado (sinónimos e hiperónimos). También se promovió que lo integraran en sus escritos, mediante escritura de borradores por partes (ver infografía).

Todos/as los/as estudiantes rindieron pruebas de escritura antes y después de la intervención para evaluar su impacto. Los resultados muestran que los/as estudiantes que trabajaron con las unidades didácticas lograron mejorar la estructura textual de ambos tipos de textos (cuentos y artículos informativos). Es decir, los/as estudiantes elaboraron cuentos y artículos informativos más estructurados, lo que se tradujo en una mejora de sus escritos. Esto, porque la estructura ayuda a organizar la información.

Además, los/as escolares incrementaron el uso de puntos correctamente utilizados en cuentos. Esto permite corroborar que, previo a enseñar a puntuar, es necesario que los/as estudiantes sean capaces de comprender el concepto de oración (construcción en torno a un verbo que empieza con mayúscula y finaliza con punto) para que puedan delimitarlas en sus escritos. Con todo, este resultado se observó solo en cuentos, no en artículos informativos. Esto sugiere que los/as estudiantes no necesariamente transfieren los aprendizajes de un texto a otro, por lo que se requiere trabajar la noción de oración en cada texto, de manera específica.

En cuanto al vocabulario, no se observó un mayor empleo de palabras variadas (palabras diferentes) ni sofisticadas (palabras poco frecuentes y de estructura silábica más compleja). Esto, porque posiblemente, previo al trabajo de estas propiedades, se requiere lograr una ampliación del repertorio léxico que permita trabajar aspectos más finos como el uso de palabras sofisticadas y variadas en la escritura de textos.

Los resultados indican que el empleo de estrategias integradas de escritura puede arrojar resultados positivos que impactan en la calidad de los escritos. El mejor manejo de la estructura textual y el mayor uso de puntuación correcta demuestran que es posible integrar la enseñanza de la estructura textual a otras dimensiones importantes de la producción escrita, como la gramática y el vocabulario, para responder a los problemas de escritura relevantes detectados en escolares chilenos.

 

Para saber más

Según la literatura, los/as estudiantes evidencian ciertos problemas en la escritura. Algunos de estos son:

  • Se sabe que la puntuación para separar oraciones en textos narrativos de escolares chilenos de cuarto básico es escasa, ya que reemplazan el punto seguido por la conjunción “y” (Sotomayor et al., 2016). Además, algunos autores sostienen que el empleo de punto al final de cada oración requiere, ante todo, comprender la noción de oración (Hudson, 2004).
  • El vocabulario que utilizan escolares de cuarto básico en textos narrativos, expositivos y argumentativos es poco sofisticado y es repetitivo. Incluso, se suelen emplear las mismas palabras que aparecen en las instrucciones entregadas para escribir (Gómez et al., 2016).
  • El conocimiento de la estructura textual es desigual. Los niños saben más sobre la estructura de textos narrativos que de textos argumentativos o expositivos (Gillespie, Olinghouse y Graham, 2013). Pese a ello, el conocimiento de la estructura narrativa no está totalmente logrado. Esto se evidencia, por ejemplo, en desenlaces abruptos o poco desarrollados (Sotomayor et al., 2013, 2016).

 

Ficha del estudio:

Nombre: Fondecyt 1160471: Efectos de la enseñanza explícita y contextualizada de la gramática y el léxico en la calidad de la escritura de estudiantes de 6° Básico.

Autoras: Sotomayor, Carmen; Jéldrez, Elvira; Myhill, Debra; Coloma, Carmen Julia; Osorio, Gabriela & Gómez, Gabriela.

Principales resultados:

  • Estrategias de enseñanza de escritura que combinan gramática, vocabulario y estructura textual ayudan a mejorar la calidad de los escritos.
  • Las mejoras se vieron específicamente en estructura textual y puntuación.
  • Previo a enseñar a puntuar, es necesario que los/as estudiantes sean capaces de comprender el concepto de oración.

 

Referencias

Hudson, R. (2001). Grammar teaching and writing skills: The research evidence. Syntax in the schools, 17(1), 1-6.

Gillespie, A., Olinghouse, N., & Graham, S. (2013). Fifth-grade students' knowledge about writing process and writing genres. The Elementary School Journal113(4), 565-588. https://doi.org/10.1086/669938

Gómez, G., Sotomayor, C, Jéldrez, E., Bedwell, P., & Domínguez, A.M. (2016). Analysis of lexical quality and its relation to writing quality for 4th grade, primary school students in Chile. Reading and Writing, 29, 1317-1336. https://doi.org/10.1007/s11145-016-9637-9

Sotomayor, C., Gómez, G., Jéldrez, E., Bedwell, P., Domínguez, A. M., & Ávila, N. (2016). Evaluación analítica de la escritura de estudiantes de 4° año básico en Chile. Onomázein, 34, 381–425. https:// doi.org/10.7764/onomazein.34.21

Sotomayor, C., Lucchini, G., Bedwell, P., Biedma, M., Hernández, C., & Molina, D. (2013). Producción escrita en la Educación Básica: análisis de narraciones de alumnos de escuelas municipales de Chile. Onomázein, 27, 53–77.